domingo, enero 21, 2007

Apunte sobre la desnudez


Cada cabeza es un mundo. Llenos de recovecos, extrañas conexiones y toda una serie de patrones conductuales a menudo indefinibles, millares de cerebros humanos han ido recorriendo el extraordinario camino de la Existencia por miles y miles de años, acumulando experiencias e información. Sin embargo siempre hay lugar para los denominadores comunes, quién dijo que no. Obsérvese si no la fascinación que ejerce, desde siempre, la belleza universal del cuerpo humano, representada con toda justicia por el cuerpo de la Mujer.

Cada cabeza es un mundo, veníamos diciendo, y nuestros patrones emocionales incluyen las imágenes idealizadas, construídas con los pedazos de información que nuestra memoria haya ido recolectando a lo largo de nuestro crecimiento. Así es como se vuelve posible el dicho, en gustos se rompen géneros. La belleza es universal, no es algo que responda a los dictados de la moda.

El cuerpo femenino ha sido a lo largo de la historia un objeto de admiración, y su sóla exhibición ha sido, por medio de las pulsiones, capaz de poner en marcha el proceso entero de la Generación. Todas las mujeres son distintas y sin embargo, son todas Una, sostenidas por el Principio de la Dualidad. Y ésta manifestación suprema adornada con el brillo de la belleza debe ser la causante de esa poderosa fuerza de atracción que es su característica.
Sexismos aparte, obsérvese que, a lo largo de la historia ha habido siempre hombres capaces de tallar en una piedra una obra de Arte consagrada a ese Principio, a esa Venus inmutable, a la Venus Eterna, la que subyace en todas las mujeres.


No es que el cuerpo masculino sea feo, de hecho, en tanto que humano, es también poseedor de su propia belleza. Pero su retrato pareciera carecer de la preponderancia de su contraparte. No posee tampoco la abrumadora presencia, ni esa cualidad fascinante.
Incluso en nuestros días, plagados de estereotipos, sigue siendo muy clara la diferencia: en la imágen pública, en la publicidad, en el arte, incluso en la pornografía, el hombre permanece en un papel absolutamente secundario, como corresponde a quien tiene la tarea específica de la Estimulación, la tarea del operario de la más grande entre las Obras de la Creación.
.
Cada cabeza es un mundo, decíamos líneas arriba, y nadie escapa a esa regla. Las mujeres toman siempre la forma del sueño que las contiene, dijo una vez el maestro Juán José Arreola. Y en gustos se rompen géneros, ya lo habíamos dicho. Por ello resulta inútil intentar definir el prototipo de la belleza, porque cada quien la entiende a su modo. Obsérvese, si no, la manera en que un colega cavernícola esculpió en una piedra la imagen perfecta de su Sueño, hace 25 mil años. Si me apuran un poco yo diría que la ausencia de rostro de ésta Venus pareciera expresar la profunda certeza de quien la esculpió, guiado con lo más íntimo de sus instintos, de que la Mujer es una y todas a la vez.
Ahora bien, ya entrados en reflexiones, sería interesante saber de qué modo intervino la famosa Venus de Willendorf en el proceso de la voluntad de éste primigenio artista.



Porque es bien sabido que, aunque sean una Unidad en esencia, todas las mujeres tienen rasgos que las distinguen: eso es parte de su encanto. Y si a todo ello le sumamos lo expresado arriba acerca de la manera propia de entender la belleza que tiene cada quién, quizá podríamos aceptar que ésta, la Belleza, nos es común a tod@s porque es inherente a nuestra humanidad, por encima incluso de aquellas cosas de nosotros mismos que nos desagradan.

En éste espacio celebramos la belleza del Cuerpo Femenino en todas sus formas y manifestaciones. Por ello presentamos aquí éste retrato de una diosa que alguien liberó del marfil hace milenios, con un resultado genial: obsérvese la manera en que el escultor se adelantó cerca de 5 mil años a su tiempo para regalarnos éste singular topless prehistórico, revestido de una gracia digna de ser apreciada...


21 comentarios:

Ferípula dijo...

la belleza nos es común porque es inherente a nuestra humanidad, por encima de aquellas cosas de nosotros mismos que nos desagradan.
*
*
*
Cómo disfruté esta recorrida escultural...

Gracias, por TODO! Un abrazo.

el fantasma de la libertad dijo...

Estimado caballero,

Una vez más, un placer leerlo, casi un placer hedonista primero en su objeto y luego en la transfiguración hacie el sujeto.

"...la tarea del operario de la más grande entre las Obras de la Creación." - frase sencillamente brillante, que planeo robarlo impunemente para citar en cafés de aquí y allá.

Al leer acerca de la belleza femenina como aquella que mejor define el concepto de belleza, aún más que la masculina, no pude sino sonreir al encontrar una vez más, pensamientos en espejos, y con la gracia de ser algo que no habíamos hablado por otra vía.

Tendo mis dudas de tanto en tanto con la frase de Arreola, es desde cierto punto de vista muy bella, y desde otro, tal vez un poco cretina... es decir, no estoy seguro de que tenga un sentido unívoco, pero comprendo lo que encuentra ud en la frase, y eso me parece muy bien.

Un apartado especial para la foto de veinticinco mil años de antigüedad, realmente una celebración de la mujer, un hallazgo.

Le envío un cordial saludo, y celebro otra entrada llena de inteligencia y ese tono ameno en su forma de escribir que hace de todos los temas un continuo agradable.

Anónimo dijo...

Que bonita entrada G!
Como mujer misma, todavía me maravilla el cuerpo femenino y no sólamente por lo curvado de sus formas, sino también por lo que fisiológicamente es capaz de lograr. Es increíble como cada mes se prepara totalmente, como si esperara con ansias lograr una fecundación, como se pone de acuerdo con la luna, con el olor del compañero sexual y hasta con las otras mujeres que tiene alrededor, para determinar la fecha del ciclo menstrual. También las mujeres tenemos puntos malos, pero esos no los vamos a mencionar hoy...
En cuanto al papel secundario del hombre respecto a la belleza en formas, creo que lo ves así por ser machín. El cuerpo masculino es hermoso, hay algo maravillosamente indescriptible en la cadera cuando lucen unos jeans, llegan a tener mejores nalgas que las mujeres en algunos casos y la angulosidad de sus rostros, lo profuso de sus cejas, lo ancho de sus hombros... (ya no me explayo hacia otras partes, pero yreal lo puede describir muy bien en su penúltimo post) jmmm! Fisiológicamente siempre he envidiado (con esa horrible envidia que pone verde) que cuando deciden pornerse a dieta, logran bajar de peso de volada, eso sin contar que poseen naturalmente fuerza corporal y gran sentido común.
Bueno, yo adoro a los hombres. ¿Qué me quedaba decir?

Gaby del Río dijo...

Principalmente debo decir que me ha maravillado éste post, conozco el significado de lo que has escrito, y eso me hace sentir realmente orgullosa de tener a quien tengo a mi lado.
Quiero decir también, (al igual que Ixa) que el cuerpo masculino es una belleza, se le vea por donde se le vea, de hecho, lo creo perfecto, habrá quien esté en desacuerdo, pero bien, hablando de gustos.....
Besos
:)

noemi dijo...

Me encantó: gracias por celebrarnos a las flacas, las gordas, las feas, las bonitas, ....

el fantasma de la libertad dijo...

Si se me permite, y sin intentar llevar la contra a nadie, creo que los hombres tenemos con nosotros que el cuerpo femenino representa aún mejor la belleza no por menospreciar los que nos toca, sino porque la forma femenina destaca de tal manera que suele ser bella tanto para los hombres como las mujeres. La forma masculina no suele ser un ícono de belleza para los hombres. De este modo, el cuerpo femenino se transforma en la apoteosis universal de la belleza, por sobre el cuerpo del hombre, que en todo caso acuña virilidad y fuerza, pero no la misma apreciación sobre lo estrictamente bello.

Esos son mis dos centavos, en blog ajeno.

Cordiales saludos a todos.-

Isabel Romana dijo...

Me ha gustado mucho esta reflexión en torno a la belleza y esa forma universal en que estamos representadas todas las mujeres. Me parece que tus palabras encierran una gran verdad. Besos, querido amigo.

Natalia Flores dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Natalia Flores dijo...

Y hablando de desnudeces, diría Benedetti:
una mujer desnuda es un silencio
que no admite pudor ni violaciones
un silencio a menudo tembloroso
de tanto amor y tanta profecía

una mujer desnuda tiene normas
puede dejarse amar con toda el alma
con todo el cuerpo a veces/ pero nunca
con el arte de los besos fariseos."

Me gusta mucho este blog. Saludos.

Anónimo dijo...

No podía estar más de acuerdo en que cada mujer, como cada hombre creo yo, tiene su belleza particular. Sin embargo, mi querido hermano, no coincido contigo en que no haya estereotipos de belleza. Tal vez cambian con los tiempos, pero siempre los ha habido. A lo mejor la hermosa mujer de hace 25 mil años era el tipo de belleza aceptado en la época, así como las gorditas de nalgas con hoyuelos de siglos pasados. No debería haber estereotipos, es cierto, pero de ahí a que no los haya hay un largo trecho de distancia. Por desgracia, este mundo de hoy nos regala estereotipos de mujeres completamente anormales: con cinturas tan minúsculas que parecen a punto de romperse y nalgas y tetas monumentales. El problema es que muchos hombres compran este estereotipo y van por la vida pregonando que las mujeres así son las ideales, y el problema también es que muchas mujeres pretenden tener este estereotipo como modelo. Afortunadamente, mi querido Grimalkin, siempre existirán hombres como tú, capaces de hacer una hermosa oda a la belleza femenina, y por gente como tú, vale la pena estar aquí.

Ferípula dijo...

Grimalkin:
Estuve en Tertulias y conocí a tu Padre.

En cierto momento de la poesía recordé tus escultura marmóreas y blancas...cuando hablaba de la "geografía" de la mujer...
Pensé: padre-hijo...


De tal palo...tal palito... :)
(no me gusta la palabra "astillas")

Un abrazo, Ferip

Grimalkin el Bardo dijo...

Tratar un tema como el que aquí se expone implica riesgos, lo supe desde el momento mismo en que decidí sacarlo del tintero para vaciarlo en éste espacio. La sexualidad, pero sobre todo, las cuestiones de género, trazan una serie de líneas intocables para todo aquel que quiera verse lejos del impacto de los prejuicios generales.

Mi intención fue, desde un principio, hacer una celebración de las mujeres, tal y como lo apuntó Noemí, mi estimada y enigmática Dra. Guzik Glantz. Más aún, traté de expresar que la belleza va más allá de las imágenes estereotipadas con que el sistema nos trata de imponer sus normas.

"La belleza nos es común a tod@s porque es inherente a nuestra humanidad, por encima de aquellas cosas de nosotros mismos que nos desagradan.."

Me alegra, querida Ferípula, que ésta frase te haya movido a la réplica. Y te cuento algo: mientras escribía éste post hubo al menos un par de ocasiones en que las líneas de ese hermoso poema de Gabriel del Río padre, que ahora está expuesto en Tertulias Bohemias, al que hiciste referencia, cruzaron por mi mente. En efecto, ha sido por detalles como ese y muchos más que he ido aprendiendo con el tiempo a amar profundamente al género femenino.
Gracias por pasar. Te mando un abrazo enorme.

Mi estimado Fantasma, celebro una vez más éste apunte de sinergia. Máxime por esa labor de interiorización al texto que amablemente hizo usted para terminar de exponer el entrelineado del mensaje. En efecto el cuerpo femenino es la apoteosis universal de la belleza, el resumen.
Por otro lado, en efecto, coincido con usted: la frase de Arreola tendría que pasar la prueba del debate para llegar a ser un pensamiento unívoco, sin embargo la elegí porque ilustra bien el tramo del texto en que le correspondió la tarea de la expresión. Me alegra ver que su sentido llegó hasta usted en la forma en que fue escrito.
Saludos Cordiales.

Isabel, le has puesto a mis palabras la etiqueta de la Verdad, y yo te lo agradezco. Creo firmemente en lo que digo cuando hablo de la belleza, inspirado en buena medida por mujeres tan brillantes como tú.
Gracias por pasar.

Natalia, eres bienvenida a Región 440, como se recibe a alguien que decide presentarse con un regalo tan valioso como lo son éstas increíbles líneas de Benedetti, de las que extraigo, casi al azar, ésta idea:

"Una mujer desnuda es un silencio que no admite pudor ni violaciones..."

Ésto es hablar con Verdad, no es cierto?

Vuelve pronto, amiga.

Gaby querida, Taydé, hermana mía, y mi estimada Ixa, entiendo el punto que de algún modo tocan las tres en cuanto se refiere a la parcialidad, deliberada, con que traté el tema. Soy hombre (ojo, no puedo aceptar el término machín, por lo que implica y representa) y de tal modo me parece lógica la inclinación del mensaje.

Sin embargo debo aclarar una cosa: yo nunca dije que no hubiera estereotipos, por el contrario, cuando utilizo dicho término lo hago con el fin de ilustrar el modo en que incluso dentro de éstos, la imagen de la mujer predomina por encima de la del hombre. Si esa imagen es o no es anormal, eso no es asunto mío ni punto a discusión en éste espacio, como lo expongo de manera reiterada en el texto, cuando digo que cada cabeza es un mundo, y en gustos se rompen géneros, pero además, y por encima de todo ello, porque

"En éste espacio celebramos la belleza del Cuerpo Femenino en todas sus formas y manifestaciones..."

Gracias a tod@s por sus comentarios.

Saludos fraternales

el fantasma de la libertad dijo...

"En éste espacio celebramos la belleza del Cuerpo Femenino en todas sus formas y manifestaciones..."

Brindo por eso, ¿acaso hay algún otro continuo en la vida entera del Hombre, que valga la pena celebrar en mayor medida?

Saludos.-

Anónimo dijo...

Fijate ya hasta donde llega lo que escribes. Esta mañana, mientras desayunaba con una amiga, le contaba sobre tu post. Ya promueves platicas de cafecito!
Mi amiga me decía que para ella el cuerpo masculino era hermoso también (claro, tenemos que considerar los referentes de nuestra opinión).
Al final llegamos a la conclusión, de que no importa que tan perfecto o imperfecto pueda resultar el cuerpo de tu pareja, afortunadamente las feromonas hacen su chamba, generando la química y posteriormente el amor (si todo va bien).
También yo decía a propos de la opinión masculina a este post, que probablemente nos tenemos que conformar con lo que la vida nos dió y terminamos gustando y amando el cuerpo masculino como único recurso.
Será el sereno, pero los hombres son deliciosos..

Anónimo dijo...

Un post muy bonito, el hablar de la belleza más allá de los estereotipos es siempre bello por sí sólo.
A mí me gusta el cuerpo de la mujer, de formas curvilíneas que protagoniza estupendas esculturas, fotografías o pinturas y que transmite belleza y armonía más allá de las modas aunque séa a través de formas siempres comunes, o de miradas increibles.
Ahora bien, como dices, cada cabeza es un mundo y un mundo donde la percepción de las cosas cambia. Quizás ahora el cuerpo de la mujer es sinónimo de belleza para hombres y mujeres como se ha dicho en algunos comentarios pero no siempre fue así. En la antigua Grecia por ejemplo el ideal de belleza fue siempre el masculino, su armonía, la valentía y el valor reflejados en sus músculos, la inteligencia de su mirada... El cuerpo del hombre representara exactamente entonces lo mismo que ahora representa el cuerpo de mujer. Eso sí, cambia la forma pero no la esencia descrita en la anotación... :).
Gracias por el post, siempre se agradece una interesante reflexión.

Grimalkin el Bardo dijo...

Mi querida Isaura, te entiendo perfectamente, en parte porque me imagino que alguna equivalencia hay entre la manera en que algunos hombres percibimos a las mujeres, y tú y muchas mujeres perciben la figura masculina. A fin de cuentas somos humanos, y somos modelados por nuestros propios gustos. El cuerpo humano es bello, sin lugar a dudas.
Y como un punto adicional, debo confesarte que me siento muy halagado por el hecho de que junto a la miel, el pan, el café y la leche de tu desayuno haya estado alguna de las ideas aquí expresadas. Es un verdadero honor. Te mando un abrazo enorme.

Y sí, querida amiga Chocoadicta, tienes razón, y es cierto que ha habido otros tiempos con otro tipo de equilibrios en la percepción de la belleza, pero como bien dices, lo que cambia es la forma, y no la esencia.
Gracias por pasar y enriquecer éste espacio con tu comentario.

Y bien, estimado amigo Fantasma, a nosotros nos corresponde decir salud, por ese contínuo que nos corresponde celebrar.
Saludos cordiales.

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Bardo Me fascina ver esta entrada, celebrar lo que la estética misma celebra. La espiral concebida como las múltiples Venus; la desnudez misma con nombre de mujer. La Venus en todo esplendor con su olor a tierra y a viento, la inherencia del genero y´número a los pies de la universal celebrada por ti. Te enlazo a mi espacio. Un beso

Carlota dijo...

Hola, me emocionó tanto ver la Venus de Willendorf que no pude dejar de opinar...siempre me ha maravillado!!!, es la primer obra que se considera escultura en la historia de la humanidad, con 10 u 11 cm es anterior a todas las que podamos estudiar o conocer, y en mi opinion es bellísima. Y pensando en ella es que encuentro razón en esa belleza "especial" del cuerpo femenino que impulsó a alguien a realizarla, esa belleza diferente a todas; pero no sé si tenga que ver con las época, o modas, o gustos, ni pueda compararse con otras bellezas, creo que tiene que ver con esa cualidad incomparable que la hace bella y define más allá de todo, su capacidad de procrear otro ser humano dentro suyo, ese don por el cual se ha vinculado esta escultura y otras posteriores a la fertilidad por los tiempos de los tiempos...

saludos!!!

Grimalkin el Bardo dijo...

Karina, no puedo menos que agradecerte la visita, obligado sin duda por éste interesante pensamiento con el que ahora enriqueces éste espacio. Te agradezco la distinción. Haremos lo propio,
Vuelve pronto, saludos cordiales.

Carlota, bienvenida a Región 440. Me alegra saber que la elección del material visual fue de tu agrado, y te agradezco por completar la nota con ésta valiosa información sobre la Venus de Willendorf, que por cuestiones de espacio hube de brincar al momento de la redacción del texto. Es un gusto ver que se propició la empatía.
Gracias por pasar y por el regalo de tu aportación.
Saludos cordiales.

Carlota dijo...

Grimalkin, gracias por la bienvenida, al releer hoy mi comentario me doy cuenta que fue un poco atolondrado... aprovecho ahora para felicitarte especialmente por el espacio que has creado, que invita a tantos pensamientos y reflexiones interesantes.

Saludos desde argentina!

Grimalkin el Bardo dijo...

Estimada Carlota, de ninguna manera se puede calificar como atolondrado tu comentario, antes al contrario, es algo digno de agradecer, como te agradezco ahora tus amables palabras acerca de éste espacio en el que eres por completo bienvenida.

Un saludo desde la contaminada capital mexicana hasta las hermosas tierras argentinas.

;)